Del anécdotari[es]o [2de3]

Mark Rothko: blue&pink
Anécdo[s]ta
Para el mismo tiempo, tengo la confusión, vi que Salvador, «Chava» o «el güero», Lira le acercó un breve montón de libros a Carlos Ochoa. Digo breve montón porque no eran más de tres y podía aprisionarlos con una sola mano. El intercambio fue rápido, como en doble sentido: uno, para que todos vieran que ellos son lectores de temas afines, y dos, resguardando el temor de una transacción no del todo legal allá sus negocios-. De ese cuerpo bibliográfico el que iba al último o de primero fue-es del que traigo a la memoria: La idea de Europa de George Steiner. [Acotación: Confieso que hice una mueca de no sorpresa. Confieso, además, que entonces no le había leído, que lo conocía porque apenas dos semanas atrás lo encontré en alguna ola de ciber-navegación y en la librería «Andre-a»] Luego, el primero le dijo al segundo una de esas frases domingueras que alegran el lenguaje y/o provocan abstracciones de-en el pensamiento; no retuve el diálogo.
Apunte: esto lo podría sostener Alejandro, «the Mix», Saucedo y Alfonso me-Vale/nzuela o el «sr. Gato» y Samuel Rodríguez [Acotación: no subrayo nada con este por aquello de los sensible de su carácter; todo se lo toma personal], pero no Nico/lás, «Cabezota», González aunque crea que tenga poderes omnipresentes. Sin embargo, tengo la impresión que no del todo, pues cuando se dio «el acto», los señores estaban preocupadísimos por no sé qué de ignoro quién por tal o cuál; que, además, la memoria traiciona la imagen o viceversa.
Publicar un comentario

Entradas populares