En defensa de las Bibliotecas, EUA


[de la serie «De las Bibliotecas a la Biblioteca»]

Edgar A. G. Encina



El 9 de marzo Karen Cator (President and CEO of Digital Promise) publicó el artículo «Think we no longer need Libraries? Think again».[1] Se trata de un documento enfático, emotivo e inteligente, en defensa de las Bibliotecas Públicas en Estados Unidos. El texto de no más de cinco mil palabras expone, al citar asociaciones y números, los pros de la permanencia y funciones de las Bibliotecas.
La American Library Association (ALA) reporta que de las 7,260 Bibliotecas pertenecientes a la corporación, desde el 2011 el 57% de ellas reportaron un presupuesto estable o disminuido, al tiempo que 23 estados redujeron sus fondos y otras reportaron que ese era el tercer año con recortes. Entre las causas de la erosión en el apoyo están la austeridad gubernamental, el clima político, la intolerancia al aumento de los impuestos y, sobre todo, la aparición de ideas estultas que privilegian el uso de la internet, los libros electrónicos y la tecnología móvil, sin considerar la tradición y los buenos usos que de la Biblioteca se desprenden.
Karen Cator trata de explicarse los motivos de que estas ideas hayan aparecido en individuos. Entre algunos puntos expuestos describe que los defensores de esa idea piensan que los edificios de las bibliotecas son viejos, grandes y costosos, y que los buscadores de la web pueden sustituirles. Para ella es evidente que estas personas nunca han visitado una biblioteca o que su estado de confort no les permite entender los servicios que provee a la comunidad y que han pasado por alto el papel trascendental que las bibliotecas desempeñan en la comunidad.
Para acentuar el mérito de las Bibliotecas recuerda que personas como Adrew Carnegie (Escocia, 1835-1919) a finales del siglo XIX donó más de 55 millones de dólares para construir bibliotecas por todo el país. El resultado fue la construcción de casi 1, 700 bibliotecas. En la actualidad hay 9 mil bibliotecas y la ALA reportó el aumento en:
  • 35% en clases de uso de tecnología,
  • 58% en uso de recursos electrónicos,
  • 60% uso de computadoras,
  • 74% uso de wifi.

Otro dato que subraya es que en 2013 la Pew Research Center reportó que las personas entre los 16 y 29 años de edad no sólo acuden a las Bibliotecas para utilizar la tecnología del lugar, además han hecho uso de algún material bibliográfico como:
  • el 80% para solicitar ayuda a los bibliotecarios con su búsqueda y material,
  • el 76% para tener acceso libre a computadoras e internet,
  • el 75% adquirir libros en préstamo,
  • el 72% por ser espacio tranquilo para el estudio,
  • el 72% para apoyarse en los programas y cursos,
  • el 71% como recurso de apoyo y solución en labores escolares y de empleo.

Al final, la autora no deja de señalar que la Biblioteca es un valioso recurso para todos estudiantes de todos los niveles y la comunidad en general, que su valor está en la constante y variada utilización de recursos y formas, y que se deben crear proyectos que desarrollen espacios, políticas que impliquen un movimiento creador, fomentar la participación de la comunidad y vincular el uso de todos los materiales.



[1]      Fuente: http://www.linkedin.com/today/post/article/20140309223444-2906843-think-we-no-longer-need-libraries-think-again
Publicar un comentario

Entradas populares