La materialidad de las Bibliotecas

Apuntes para leer Arquitectura bibliotecaria en México



[De la serie "De las Bibliotecas a la Biblioteca"]
Edgar. A. G. Encina


Cuando Francisco I (Coñac, 1494-1547) le ordenó a Robert Estienne (París, 1503-1559) en 1538 entregar un ejemplar de cada libro griego impreso a su Biblioteca creó el depósito legal, convirtiéndose en una obligación que a la postre terminaría por afectar a los editores. Así, la Biblioteca Real se transformó en la primera de propiedad intelectual que recibió el depósito de un número determinado de ejemplares de cada obra editada en su país y mudó su nombre a Biblioteca Nacional, en este caso desde 1522 a Bibliothèque Nationale de France [www.bnf.fr]. Quien secundó este ejercicio fue la British Library [www.bl.uk], que sin el epíteto de nacional funge como tal desde 1753 luego de que en 1662 apareciera la Licesing Act, que al propio tiempo que impuso la censura previa de los libros, obligando a los editores a entregar tres ejemplares. En España [www.bne.es] se instala en 1712. De México [www.bnm.unam.mx y www.bibliotecavasconcelos.gob.mx], ignoro el dato certero aunque es probable que haya sido en 1867 cuando Benito Juárez (Guelatao, 1806-1872) decretó su establecimiento.
         Con ello, es en el siglo XVI que inició la fundación-formación de las Bibliotecas Nacionales[1] en respuesta lógica-natural al momento en que el Libro inició su alcance de instrumento, su rango se hizo público y el patrimonio escrito incrementó su aparición, desarrollándose y ampliándose nuevos criterios de conocimiento. Algunas Bibliotecas cambian su nombre, que provenía de una provincia o lugar, por el del país en cuestión, otras lo conservan a manera de identificación del edificio o lugar en que se ubica y unas más son cobijadas por instituciones como Congresos[2] y/o Universidades.[3]
         En esa tradición se inscribe Arquitectura bibliotecaria en México coordinado por Celia Mireles Cárdenas.[4] Se trata de un libro resultado del «Seminario de investigación sobre servicios de información. Impacto de la Construcción y remodelación de espacios bibliotecarios en las IES» (Instituciones de Educación Superior).[5] Si bien, la obra es un tema especializado que interesa sólo a un sector específico de la sociedad, como bibliotecólogos y archivólogos, su contenido no lo es así, pues su diseño está pensado gráficamente para seducir al lector común.
         A lo largo de sus más de doscientas páginas se descubren algunos apuntes históricos sobre las formas que han tomado las Bibliotecas en México y se divulgan nuevas construcciones arquitectónicas pensadas para el convivio de las tradicionales formas de consulta con las nuevas tecnologías. Edificios y proyectos ideados para el uso de espacios amplios, blancos y respirables, a la manera de una comunidad que se muestra receptiva a las expresiones más actuales y a su vez consciente de una historia aquilatable.
«Después de analizar el estado del arte sobre la Arquitectura de bibliotecas en México, encontramos que los estudios sobre el tema en cuestión han sido afectados por el paradigma de las Tecnologías de la Información y la Comunicación; la relación entre el hombre y el conocimiento registrado se transformó y como consecuencia la forma de concebir a las bibliotecas y sus edificios también».[6] Con ello, libros como este se insertan en esa tradición de las Bibliotecas y el estudio de sus infinitas materialidades.





[Texto impreso en: http://ljz.mx/2014/03/31/la-gualdra-142/]

[1]      Algunas Bibliotecas Nacionales son: Österreichische Nationalbibliothek (Viena) desde 1526 [www.onb.ac.at], Deutsche Nationalbibliothek (Alemania) desde 1661 [www.dnb.de], Biblioteca Nacional de Colombia desde 1777 [www.bibliotecanacional.gov.co], Biblioteca Nacional de Ecuador desde 1792 [www.casadelacultura.gob.ec], Biblioteca Nacional de Portugal desde 1796 [www.bnportugal.pt/] y Biblioteca Nacional de Argentina desde 1800 [www.bn.gov.ar/].
[2]     Piénsese como ejemplo la Library of Congress en Washington, de 1800 [www.loc.gov]
[3]     Cfr. José Martínez de Sousa, Pequeña historia del libro, España, Ediciones Trea, 2010, pp. 126 a 159.
[4]     Cfr. Celia Mireles Cárdenas (coordinadora), Arquitectura bibliotecaria en México. Impacto de la construcción y remodelación de espacios bibliotecarios en las IES, México, UASLP-ECI, 2012.
[5]     www.eci.uaslp.mx/Seminarios/
[6]     Op. Cit. Arquitectura bibliotecaria en México …, pp.223 a 224.
Publicar un comentario

Entradas populares